En el post de hoy os explicaremos que es el name card o place card y os daremos unos cuantos ejemplos para personalizar los vuestros.

¿Qué és el place card?

El place card es esa tarjetita que se ubica en las mesas del banquete y donde hay escrito el nombre de cada invitado. De este modo, todo el mundo se sentará a las mesas tal y como los novios han decidido previamente (un quebradero de cabeza en toda regla).

En este otro post dábamos ideas de seatings, un montaje que normalmente se ubica fuera de la sala de banquetes y que está directamente relacionado con los name cards, pues es una especie de mapa donde los invitados se orientarán para hallar su mesa.

 

 

De la caligrafía manual al diseño digital

Antes, en Cal Blay –y todavía en muchos cáterings actuales-, cada name card se escribía manualmente, y el resultado no siempre era satisfactorio, ni mucho menos personalizado (a menos que los novios se arremangasen, diesen rienda suelta a su imaginación y los creasen ellos con sus propias manitas). Por este motivo, desarrollamos una colección de place cards, para que cada pareja pudiera escoger el que más encajase con su estilo.

 

 

Name cards by Cal Blay

Nuestros name cards han sido diseñados por nuestras creativas –y creednos, lo son mucho-, con estilos muy distintos: florales, detallistas, sobrios… Un sinfín de modelos a conjunto con las minutas y el seating principal. Otro detalle más que nos encanta poder ofrecer, porque sabemos lo difícil que es organizar una boda como para, además, tener que ir ligando estos aspectos de cartelería. Para nosotros, estos detalles son los que marcan la diferencia y los que ayudan a personalizar cada boda.

Versiones más sofisticadas

Para estos place card más originales hace falta contactar con alguien especializado que los realice, ya que acostumbran a tener un alto nivel de elaboración –y, evidentemente, engordan el presupuesto que tengáis para la boda- . Es decir, cuanto más se quiera personalizar cada tarjeta, más se vuelve a los orígenes del artesano, pues en muchos casos se requiere de alguien con un excelente dominio de la caligrafía para escribir todos y cada uno de los nombres. A pesar del precio de estas pequeñas obras de arte, algunos place card son muy originales y pueden servir, al mismo tiempo, como detalle para los invitados. Por ejemplo, estos nombres en madera son una preciosidad que todos querrán llevarse a casa para decorar sus mesas de estudio, dormitorios y ¡hasta oficinas!

 

Foto: Nou enfoc

Sin nombre

Para acabar, también os apuntamos que hoy en día todo está de actualidad. Y lo mismo sucede con los place cards: tan de moda están los sencillos, como los más elaborados o… ¡los inexistentes! Para aquellas parejas que elijan una boda casual, con mesas largas, los name cards pueden ser totalmente prescindibles. Y así, cada invitado se sienta dónde le parece. Si es que quiere sentarse, ¡claro!

 

 

 

Recordad que en Cal Blay tenéis siete espacios para crear vuestra boda ideal, acompañándola de la mejor gastronomía. Con Cal Blay podréis montar la boda tal como imagináis. Os ayudaremos y aconsejaremos hasta el último detalle ofreciendo infinidad de propuestas para personalizar todo, desde la ceremonia hasta el pastel!

Descubrid más sobre los servicios de boda de Cal Blay [+]

O contactad con nosotros [+]