Casarse en el Penedès es bonito, es trendy y es práctico. Casarse en el Penedès está muy bien por mil motivos, ¡pero nosotros os traemos concretamente 10!

1 – Porque es un entorno romántico.

Es la Toscana catalana. Valles suaves salpicados de viñedos y pueblos, cerca del mar y con vistas a las montañas. Una tierra para escribir una historia de amor. ¿Por qué no la vuestra?

C & A. Mirador de les Caves. Foto: Asier Altuna.

2 – Porque está bien comunicado.

El Penedès se vertebra gracias a la AP-7, que en tan sólo 30 minutos te lleva a Barcelona y en 20 minutos, ¡al aeropuerto! Por otra parte, con 30 minutos más dirección sur, se llega a Tarragona. También pasa el tren y la carretera nacional 340 que pasa por Vilafranca del Penedès, recorriendo la parte de las montañas de Ordal. O sea, que si tenéis invitados que vienen de lejos, ¡lo agradecerán!

3 – Porque hay las mejores masías.

Estos caseríos tradicionales suelen estar rodeados de viñedos. En muchos de ellos se ha conservado la estructura original, respetando el estilo rural de los edificios. Es una auténtica maravilla poder casarse en estas magníficas casas solariegas. En Cal Blay tenemos espacios exclusivos que son masías tradicionales, tales como Torreblanca en Olèrdola, Joan Sardà en Castellví de la Marca o la Torre de Can Parellada en Ordal.

La Torre de Can Parellada

 

4 – Porque el cava es excelente.

El Penedès es tierra de vinos, pero sobre todo, ¡de cavas y espumosos! Siglos de tradición vitivinícola convierten este territorio en un atractivo escaparate para los amantes del enoturismo. En vuestra boda podéis elegir entre los cavas y vinos locales y acertaréis seguro.

 

5 – Porque el clima y el tiempo son magníficos.

Inviernos suaves y veranos cálidos con poca lluvia. El clima ideal para la viña, pero ¡también para casarse! Disfrutar de las fiestas al aire libre durante las noches de verano sin tener que abrigarse es un gran aliciente para elegir el Penedès como lugar de boda.

Mirador de les Caves

 

6 – Porque el paisaje es único para cada momento.

Las viñas marcan el paso del tiempo. Desnudas y quietas en invierno, crean una atmósfera increíble para bodas íntimos. Explotan de verde en primavera y son exuberantes en verano, como si celebraran también ellas las bodas. Y, finalmente, los cálidos colores del otoño convierten las fotos en auténticas postales.

Clos la Plana

 

7 – Porque está lleno de buenos proveedores.

Y ¡no sólo hablamos de Cal Blay! Fotógrafos, wedding planners, DJ … todo lo que necesitéis lo encontraréis en el Penedès. Y si no, ¡no hay problema! Barcelona está a un paso y nadie os pondrá pegas para trasladarse al Penedès a trabajar.

 

8 – Porque la luz es espectacular.

¿Queréis buenas fotos? Los atardeceres en el Penedès tienen la luz más alucinante de este planeta. Y esto es porque al oeste, las montañas son bajas, y el horizonte regala casi cada tarde un telón de fondo inolvidable.

 

L & A. Mirador de les Caves. Foto: Núria Tarrida

9 – Porque es auténtico.

El Penedès tiene toda una historia detrás, de castillos, de guerras y batallas, de cultura enológica. Pero también ha sabido subirse al carro de la modernidad sin perder las raíces. Y vosotros, también podéis hacer que el Penedès forme parte de vuestra historia particular.

C & A. Masia Torreblanca. Foto: 3 deseos y medio

 

10 – ¡Porque nos encanta!

Y esta es la razón más convincente de todas de la que no tenemos explicación racional. ¡El Penedès nos enamora!

Ll & M. Masia Torreblanca. Foto: Nou Enfoc