Uno de los aspectos que se está postulando como elemento de tendencia en las bodas es el estilo de mesas del convite. Y no nos referimos a la decoración o la distribución de los invitados (seating) sino a la forma de estos ilustres mostradores de cuatro o más patas. En este post os presentamos los tipos de tablas que podéis utilizar en vuestra boda y sus pros y contras.

Redondas

Las clásicas mesas redondas que se han visto toda la vida de Dios en las bodas. Estas superficies circulares suelen estar largamente vestidas y son muy útiles para fomentar la conversación entre los comensales, porque, como en un duelo del oeste, todos tienen contacto ocular entre ellos. Por eso, se recomienda no ornamentar con elementos altos que impidan la visión periférica del grupo. En cualquier caso, son tablas que ya tienen suficiente estilo y no hay que recargarlas. Y ahora pasemos al estudio geométrico con este axioma: cuanto más diámetro tengan estas mesas, más espacio requerirán. Por ello, su uso es interesante en salas muy grandes que podrían parecer vacías por falta de invitados.

Cuadradas y rectangulares

¡Hay vida más allá de las mesas redondas! Eso sí, la elegancia de la tradición se pierde para ganar en tendencia. Son mesas más prácticas si lo que se celebra es una boda tipo cóctel o se quiere informalidad. Son perfectas para bodas al aire libre o en espacios pequeños. Estos cuatro ángulos ofrecen versatilidad y pragmatismo. Es decir: los que quieran una boda de rigurosa etiqueta donde se practique el culto al esmoquin y al vestido de gala, ¡que se abstengan! Por otro lado, cubrir mesas cuadrangulares es muy agradecido, con un camino de mesa o unas flores sencillas, se consigue un resultado muy estético.

Imperiales

Finalmente, para los más trendies (esos que van a la moda, muy a la moda), las mesas imperiales son la alternativa más vistosa y despreocupada, donde incluso, se puede prescindir del seating. Hacemos aquí un apunte necesario para entender la denominación de este interminable tablón: lo que ahora es una mesa para celebraciones relajadas donde el buen rollo y las cervezas artesanas parecen estar incrustados, antes era la disposición favorita de príncipes, duques y marqueses en los convites reales más solemnes de Europa. La longitud de estas mesas admite muchos más comensales por superficie, lo que las convierte en ideales para bodas con muchos invitados. Como las mesas cuadradas, también se puede dejar que los invitados escojan si quieren sentarse cerca o lejos de aquel amigo tan locuaz.

Popurrí

La mezcla de mesas tampoco es ninguna locura (menos para los de la rigurosa etiqueta, que a estas alturas ya están pidiendo hora en el terapeuta). En la línea del estilo informal y práctico, situar mesas de diferente especie en el mismo lugar es una solución a tener en cuenta para aprovechar el espacio. De hecho, la mezcla de estilos es una tendencia en alza que ya se ve en las bodas favoritas de los instagramers. Eso sí, mezclar también es un arte y no todo vale: mantos largos de satén con lacitos púrpura junto con invitados barbudos en bermudas bebiendo cerveza artesana, no. Gracias.

Bonus track – La mesa presidencial

Demos especial atención a la mesa donde se sentarán los novios. Esta puede tener infinitas combinaciones: desde la clásica mesa redonda de seis plazas que preside la sala hasta una pequeña mesita para dos -perfecto para novios con padres con segundas, terceras o cuartas nupcias que, por prudencia, prefieren no sentar juntos a los progenitores-. Lo importante es que los novios tengan un pequeño rincón donde poder descansar un rato (breve, sinceridad ante todo, que aquí habéis venido a casaros no a sentaros).

En resumen, las mesas redondas nos proporcionan un estilo clásico y las mesas de cuatro esquinas -cuadradas, alargadas o muy alargadas- dan un aire fresco y sin tanta solemnidad al convite. Después, cómo se vistan y cómo se decoren acabarán de acentuar el estilo de la boda. En Cal Blay os ayudaremos a escoger las mesas que más se avengan a vuestra celebración y os propondremos las decoraciones más armoniosas.

 

Descubre más sobre los servicios de boda de Cal Blay [+]

O contacta con nosotros [+]